Matrimonio entre personas del mismo sexo

El Tribunal Constitucional ha declarado lícito el término «matrimonio» para describir uniones civiles entre personas del mismo sexo. Afirma que, de acuerdo con una lectura «evolutiva» de nuestra Constitución, no se puede concluir que el matrimonio heterosexual sea el único constitucionalmente legítimo (TCo 6-11-12, EDJ 230601).
El tema se trata en nº 80 s.  del Memento Familia y Sucesiones 2013-2014 que le ofrecemos a continuación:

 

© Ediciones Francis Lefebvre                                                                                                                                                                                                         MATRIMONIO


Matrimonio entre personas del mismo sexo

(CC art.44 modif L 13/2005)

80 Desde el 3-7-2005 (reforma introducida en el CC por L 13/2005 por la que se modifica el CC en materia de derecho a contraer matrimonio), los contrayentes pueden ser de igual o diferente sexo, con idénticos requisitos y efectos en ambos supuestos. Con esta reforma, se hace una nueva interpretación de la Const art.32.1 y también del ahora CC art.44.1º, en el sentido de dar a la mención hombre y mujer un reconocimiento individual al derecho a contraer matrimonio que a cada uno corresponde y no como sujetos de una unión necesariamente heterosexual. Consecuentemente con esta nueva interpretación del precepto constitucional regulador del derecho a contraer matrimonio, la L 13/2005 también corrige aquellos preceptos en que la existencia de una relación matrimonial se expresaba con los términos marido y mujer, en consonancia con la histórica concepción de la institución matrimonial ahora superada. Ante el desconocimiento por numerosos ordenamientos extranjeros actuales del matrimonio como institución abierta a las parejas del mismo sexo y la inexistencia de norma de conflicto específica en nuestro Derecho sobre los requisitos del matrimonio y la capacidad subjetiva de los contrayentes se produce una laguna legal al respecto en nuestro Derecho, lo que supone la necesidad de recurrir a mecanismos legales de interpretación integradora con objeto de cubrir tal laguna. Así, por ejemplo, se ha considerado en un supuesto sobre capacidad para contraer matrimonio entre un español y un extranjero cuya ley nacional no reconoce el matrimonio como institución abierta a personas del mismo sexo, concluyendo que el matrimonio entre español y extranjero o entre extranjeros residentes en España del mismo sexo es válido, por aplicación de la ley material española, aunque la legislación nacional del extranjero no permita o no reconozca la validez de tales matrimonios, sin perjuicio del cumplimiento de los demás requisitos de forma y competencia del órgano que deba autorizar el matrimonio previstos en nuestro ordenamiento, lo que hace innecesaria y, en consecuencia, improcedente por superflua la exigencia de la prueba de la conformidad con el Derecho extranjero de la nacionalidad de uno de los contrayentes del matrimonio cuya autorización se solicita (DGRN Resol 7-4-06).

82   La denegación por parte de las autoridades extranjeras de la nacionalidad de uno de los contrayentes del certificado de capacidad matrimonial previsto en el Conv núm 20 de 5-9-1980, suscrito en Munich, de la Comisión Internacional del Estado Civil, por el que los estados se comprometen a expedir certificados de capacidad matrimonial a sus nacionales, no es obstáculo para la celebración del matrimonio en España si el único motivo de la denegación de dicho certificado es la identidad de sexos de los contrayentes, debiendo aplicarse por lo tanto la ley material española. Todo ello conduce a la obligada conclusión de que el matrimonio celebrado entre español y extranjero o entre extranjeros residentes en España del mismo sexo será válido, por aplicación de la ley material española, aunque la legislación nacional del extranjero no permita o no reconozca la validez de tales matrimonios, sin perjuicio del cumplimiento de los demás requisitos de forma y competencia del órgano que deba autorizar el matrimonio previstos en nuestro ordenamiento jurídico (DGRN Consulta 23-12-04), lo que hace innecesario y, en consecuencia, improcedente como trámite superfluo (RRC art.345-II) el requerimiento acordado en la providencia recurrida relativo a la aportación de un informe consular del que resulte que el matrimonio proyectado entre personas del mismo sexo cuya autorización se solicita es conforme con la Ley hindú, providencia que, en consecuencia, no puede ser mantenida (DGRN Resol 26-10-05).