Arbitraje y Mediación

Hoy en día el arbitraje como alternativa de resolución de conflictos se encuentra plenamente aceptada por la gran mayoría de los Estados modernos, que han promulgado normas estableciendo el régimen del procedimiento arbitral en sus respectivas jurisdicciones.

Le ofrecemos a continuación un extracto de la obra Memento experto Arbitraje, donde encontrará una visión práctica sobre el plazo para el ejercicio de la acción de anulación en el procedimiento arbitral.

 

© Ediciones Francis Lefebvre                                                                                                                                   INTERVENCIÓN JUDICIAL EN EL PROCEDIMIENTO ARBITRAL      


4. Plazo para el ejercicio de la acción de anulación
(LArb art.41.4)

3725  El plazo para ejercitar la acción de anulación es de dos meses siguientes a la notificación del laudo. Se trata de un plazo de caducidad, no siendo susceptible de suspensión ni interrupción. Su transcurso implica la imposibilidad de ejercitar la acción de anulación correspondiente. Si hubiera habido una solicitud de corrección, aclaración o complemento del laudo al amparo de la LArb art.39, el plazo se computa desde la notificación de la resolución al respecto o expiración del plazo para ello (ver nº 2750 s. para mas detalles de la extensión del plazo bajo la LArb art.39).
En el caso de laudos parciales (que incluyen las resoluciones tomadas por el tribunal arbitral sobre las excepciones a la competencia del LArb art.22) y resoluciones relativas a medidas cautelares (LArb art.23.2) el plazo para ejercitar la acción de anulación comienza a computar desde la notificación del laudo parcial o resolución arbitral (en este sentido, entre otras, AP Madrid 15-10-10, EDJ 296867; 11-11-11, EDJ 302453).
El plazo es de carácter material, no procesal, y por tanto no se excluyen del mismo los días inhábiles.Estableciéndose el plazo por unidades temporales mensuales (dos meses), el cómputo del plazo se efectúa de fecha a fecha. El cómputo de fecha a fecha de los dos meses suscita dos cuestiones:
– la determinación del día de comienzo del plazo (dies a quo); y
– la de finalización del plazo (dies ad quem).

3727 Comienzo del plazo («dies a quo») En relación al día de comienzo del plazo, el régimen general señala que en los plazos por meses (o años), se computa de fecha a fecha desde
la fecha relevante (es decir, no desde el día siguiente –CC art.5.1, y LEC art.133.3–). Ello no obstante, la LArb art.5 establece que los plazos establecidos en la Ley de Arbitraje se computan desde el día siguiente al de recepción de la notificación o comunicación. ¿Cuál será entonces el dies a quo? Consideremos las interpretaciones existentes asumiendo la notificación de un laudo el día 17 de mayo y el cómputo de dos meses para interponer la acción de anulación.

 3728 Una primera interpretación lleva a a considerar que el plazo de dos meses debe computarse de fecha a fecha siendo el dies a quo el día siguiente al de la notificación del laudo, y no el de la recepción de la misma (en este sentido, AP Gipuzkoa 6-10-09, EDJ 404598; y TSJ Navarra auto 12-12-11, EDJ 343017). Así, en el ejemplo anterior, el dies a quo es el 18 de mayo y el dies ad quem el 18 de julio.


Otra interpretación es considerar que el cómputo del plazo de fecha a fecha se inicia al día siguiente de aquel que se toma como referencia, de tal manera que el día final correspondiente a los dos meses es el correspondiente al mismo ordinal (asumiendo que lo hubiera) del día que se toma en consideración. Así, en el ejemplo anterior, el dies a quo es el 17 de mayo, y el dies ad quem el 17 de julio. Esta interpretación es la más correcta, siendo jurisprudencia reiterada del Tribunal Supremo que cuando se trata de plazos de meses (o años) el cómputo debe hacerse según el CC art.5, de fecha a fecha, para lo cual aun cuando se inicie al día siguiente de la notificación, el plazo concluye el día correlativo a tal notificación (entre otras, TS 2-12-03, EDJ 158310; TS cont-adm 27-7-11, EDJ 166942, resolviendo un recurso de casación relativo al cómputo del plazo para interponer un recurso determinado en el art.46.1 de la Ley de la Jurisdicción Contencioso- Administrativa, que establece un plazo de dos meses contados desde el día siguiente al de la notificación de la decisión impugnada). En esta línea, y con relación a acciones de anulación de laudos, véase la AP Bizkaia 5-1-10, EDJ 52007 (sentencia que fue anulada por el TCo por otros motivos relativos al plazo como veremos en el siguiente párrafo), o TSJ País Vasco 16-1-12, EDJ 64461.

En conclusión, el plazo para computar los dos meses se ha de realizar de fecha a fecha, siendo el dies a quo (día de inicio) del plazo el de la notificación del laudo y el dies ad quem (último día) el correspondiente al mismo ordinal (o si no hubiera día equivalente, el último día del mes) que el dies a quo.

 

3729  La presentación de un escrito se entiende realizada dentro del plazo correspondiente si se ha remitido dentro de dicho plazo, aunque se reciba con posterioridad a la finalización del mismo (LArb art.5.b).

3732 Finalización del plazo («dies ad quem») En relación con el día de finalización del plazo, debemos considerar la cuestión de qué ocurre si el último día del plazo es inhábil. Siendo un plazo de carácter civil, no se excluyen los días inhábiles, si bien señala la LArb art.5 b) que si el último día del plazo fuere festivo en el lugar de la notificación o comunicación, se prorrogará hasta el primer día laboral siguiente.

En relación con los plazos referentes a actos que deban practicarse ante los Tribunales judiciales, y en particular a la interposición de la acción de anulación, la jurisprudencia no es clara, si bien debe resaltarse que en general se admite la presentación de la acción de anulación el día hábil siguiente al amparo de la LEC art.135.1 (hasta las 15 horas del día siguiente al último día del plazo), y no como la extensión del plazo por ser el último día inhábil (que sería lo procedente aplicando el LArb art.5.b).

3733 JURISPRUDENCIA En relación con una acción de anulación presentada antes de las 15:00 h del lunes (siendo el último día del plazo el domingo), señala la AP de Gipuzkoa que por cierre del registro del Juzgado correspondiente a las 14:30H el último día del plazo de caducidad hábil [entiéndase viernes], «no existiendo posibilidad legal de hacerlo ante el Juzgado de guardia, es claro que el ultimo día del término no había transcurrido por completo ». La Sala entiende que el derecho de la parte implica la facultad de presentar su demanda el último día en su integridad horaria, lo que deberá relacionarse con las normas de funcionamiento del Juzgado, que la LEC art.135 acoge, y en el que se recoge la práctica forense de admisión de escritos al día siguiente del vencimiento con el fin de observar el derecho al agotamiento de plazo. Concluye la Audiencia que la acción no está caducada dado que el derecho al plazo incluye la facultad de agotar el mismo, por lo que su presentación el día siguiente hábil no implica la caducidad alegada por la apelada (AP Gipuzkoa 6-10-09, EDJ 404598). Esta posición es congruente con TS 11-7-11, EDJ 146923, entre otras. Pero nótese que la sentencia AP Madrid 1-6-12, EDJ 149911, consideró que «no era aplicable el art.135.1 LEC, ya que no puede ni debe dejarse de tener en cuenta que la caducidad, institución de la que se trata, tiene su origen y su razón de ser, no en el art.135.1 LEC (…) sino en la posterior Ley de Arbitraje 60/2003».
Posición contraria se tomó en otra sentencia de la AP de Bizkaia que con unos hechos prácticamente idénticos (presentación el lunes antes de las 15:00h cuando el último día era domingo) estimó la acción de nulidad caducada (AP Bizkaia 5-1-10, EDJ 52007). Recurrida en amparo ante el Tribunal Constitucional, éste resaltó que siendo el último día (29 de junio) un domingo, el rechazo por parte del órgano judicial de la aplicación del LEC art.135 «dio lugar a una reducción del plazo legal de acceso a la jurisdicción incompatible con el derecho del recurrente a disponer del plazo en su integridad para presentar su acción de nulidad… quien pudo razonablemente confiar en que la presentación de su acción de nulidad antes de las 15 horas del día siguiente hábil al del vencimiento del plazo de dos meses previsto en el art.41.1 LA era tempestiva, dados el descuento habitual del día final del plazo en el supuesto de que sea inhábil (STC 32/1989 de 13 de febrero), el tenor literal de la regla 135.1 LEC,….» (TCo 76/2012, 16-4-12EDJ 80352). El TC declaró vulnerado el derecho fundamental a la tutela judicial efectiva, y anuló la citada sentencia de la AP de Bizkaia, con la obligación de dicho tribunal de dictar nueva sentencia respetuosa con el derecho a la tutela efectiva del actor.

3734 En conclusión, con carácter general, cuando el plazo finalice en un día festivo en el lugar de la 3734 notificación o comunicación, se prorroga hasta el primer día laboral siguiente; si bien con carácter más específico, cuando dicho plazo se refiera a la presentación de un escrito ante los tribunales de justicia, hay jurisprudencia que estima que es de aplicación el principio de la LEC art.135.1, que permite presentar el escrito antes de las 15 h. del día hábil siguiente.

 

OBSERVACIONES Dada la importancia de la cuestión lo más razonable es presentar el escrito no más tarde del
último día hábil en el plazo concedido, evitando correr riesgos.